Hoy vamos a hablar del teletrabajo en la época de la COVID-19: para algunos es un sueño hecho realidad y para otros una auténtica pesadilla. Con la crisis sanitaria actual parece que el teletrabajo o trabajo en remoto ha venido esta vez para quedarse (lamentablemente por obligación y no por que las reclamaciones de la sociedad española hayan sido al fin escuchadas) y las experiencias son de lo más variopintas. Vamos a ver los peores aspectos del teletrabajo en la era COVID-19 a continuación.

A veces el teletrabajo no es bienvenido

El teletrabajo es una forma de empleo muy peculiar que necesita de unas condiciones muy específicas para poder darse: que no se precise de maquinaria y que el trabajo se pueda realizar con una buena conexión a internet o con un teléfono móvil es lo más relevante. Por eso muy pocos empleos son susceptibles de acogerse a esta metodología. Para el que busca empleo que el trabajo se pueda realizar en remoto es tanto o más determinante que el sueldo o el horario.

Si te han mandado a casa durante la cuarentena se trata de un cambio de condiciones laborales al fin y al cabo y no a todos gusta. Hay gente que está muy contenta en una oficina rodeada por sus compañeros y a las que no les gustaría cambiar de ninguna manera, otras que no tienen ni un centímetro aprovechable en su casa para trabajar, otras que no tienen un ordenador portatil o de sobremesa o conexión a internet, etc.

Aún en el caso de que fueras de los partidarios del teletrabajo, veremos en el segundo punto que el hecho de que te envíen a trabajar desde casa cuando tienes a toda la familia encerrada por el confinamiento puede hacerte cambiar de opinión.

Toda la familia en casa

Con la cuarentena muchos tuvimos y tenemos aún a toda la familia metida en casa. Tus hijos ya no pueden ir al colegio o tus padres no pueden salir a dar un paseo. Todo se llena de interrupciones y ruidos que mermarán tu rendimiento considerablemente. Si tu espacio es reducido y no tiene una buena insonorización (que es el caso del 90% de las personas han sido enviadas a trabajar a casa) prepárate para conocer un verdadero infierno laboral.

Además de los ruidos típicos del día a día multiplicados por mil hay escenarios que muy poca gente contempla: ¿qué haces por ejemplo si tienes un hijo pequeño y escuchas una fuerte caída (independientemente de que haya alguien cuidando del pequeño)? Tu instinto te obligará a ver que ha pasado pero tu deber como trabajador será quedarte impávido en tu puesto de trabajo. Según el tipo de trabajo que ejerzas podrás ausentarte unos instantes de tu puesto pero hay casos, como en el de los teleoperadores, que no puedes simplemente levantarte durante una llamada para ver que ha pasado. Como esa hay cientas de situaciones que pueden darse: recoger un paquete urgente, una llamada a la puerta inesperada, etc.

No puedes relajarte después del trabajo

La idea de trabajar en casa y al terminar tu jornada laboral ir a desahogarte tomándote algo con los amigos o irte de compras ya no es posible. En tiempos de confinamiento la gente tenía que echar sus horas teletrabajando para después no tener forma alguna de despejarse. La sensación de trabajar sin descanso era cada día una losa más pesada. Cuando uno trabaja se da por hecho que luego podrá disfrutar de su tiempo libre como desee, pero en este caso no es posible, lo que desequilibra la balanza totalmente.

Reclamaciones laborales: se acabó hacer piña con los compañeros

Te han mandado a trabajar en casa, genial ¿no? Pero si tienes un problema ¿cómo sabes que también lo sufren tus compañeros? Puede que tu herramienta para fichar falle, que no recibas los emails de tu jefe, que el teléfono no se escuche con claridad, etc. Si no mantienes ningún contacto con tus compañeros no podrás organizarte para solventar la situación. Al final la empresa te culpará a ti. Los sindicatos y otras plataformas de apoyo al trabajador también han reducido su actividad y te encontrarás con un muro que tendrás que atravesar completamente solo.

Otro caso sería si por ejemplo pretendes lograr una mejora de la situación laboral: mejor equipamiento, horario, protocolos, un ascenso en la empresa, etc. No podrás contar con el apoyo de otros compañeros.

Como siempre, puedes dejar tu opinión con respecto a este tema en los comentarios.

No hay ideas en “Lo peor del teletrabajo con la COVID-19”

Deje su comentario

En respuesta a Some User
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado