Casi todo el mundo ha deseado alguna vez el poder trabajar desde casa. Y es que el teletrabajo parece a primera vista la panacea del mundo laboral. Sin embargo, ¿es ésto verdad?. Vamos a ver las principales ventajas e inconvenientes del trabajo desde casa.

Ventajas de trabajar desde casa

  • Mayor conciliación familiar. Agradecerás poder estas más cerca de los tuyos y hacer gestiones de tu vida diaria que no podrías hacer desde una oficina: llevar y recoger a tus hijos del colegio, ir a la compra, atender imprevistos que surjan, etc. Se acabó el pedir permisos al jefe para hacer gestiones que apenas te llevan unos minutos.
  • Ahorro de tiempo. Se acabó perder el tiempo en atascos de tráfico y tener que arreglarse cada mañana como si fueras a una boda. Con el teletrabajo fácilmente ganarías entre una y dos horas diarias de tiempo para tí. El tiempo es lo más preciado que tenemos, así que no malgastarlo en ir y venir al trabajo es quizás la mayor ventaja de trabajar desde tu propio hogar.
  • Ahorro económico. Ahorrarás en transporte y en comida (además de que si comes en casa es más probable que tu alimentación sea más saludable). Mucha gente simplemente tiene un coche para poder ir cada día al trabajo. Imagínate todo el dinero que podrías ahorrar al no tener que comer fuera (entre el café del desayuno y el menú del día hay se nos va un gran porcentaje del sueldo) y no gastar en la gasolina del coche.

Inconvenientes de trabajar desde casa

  • Mil y un distracciones. En una oficina todo está más o menos controlado, pero trabajando en casa si de pronto el vecino se pone a hacer obras durante unos días o si empiezas a recibir llamadas de teleoperadores ofreciéndote el mejor móvil del mercado tu rendimiento laboral disminuirá enormemente. También te surgirán mil tentaciones: ver en la televisión tus programas favoritos, mirar el WhatsApp continuamente en el móvil, querer dormir un poco más de la cuenta, etc.
  • No es tan fácil controlar el horario laboral y desconectar del trabajo diario. Si tienes una buena disciplina no debería haber problemas, pero las estadísticas indican que acabarás trabajando muchas veces más tiempo del previsto ya que no es fácil desconectar del trabajo en casa simplemente por no existir una separación física de espacios. Seguramente acabes trabajando también muchos fines de semana.
  • Soledad y sedentarismo. Al no relacionarte con gente de tu entorno laboral puede ser que tu motivación disminuya y también tu vinculación emocional con la empresa, lo cual hará que el día a día sea un poco más duro. Además al no tener que levantarte obligatoriamente para ir a la oficina cada mañana estarás quitando una parte importante del ejercicio que harías cada día. Parecerá una tontería, pero para muchas personas la única actividad física diaria que hacen es ir y volver al trabajo.